sábado, 1 de marzo de 2014

Enemigo y Aliado

Resulta bastante interesante cuando te das cuenta que el tiempo pasa demasiado lento frente a tus ojos, de la misma manera en que comienza a ir de un modo rápido que a veces es difícil de percibir.


Ha pasado bastante lapso desde que me di cuenta de ello, pareciera como si hubiera sido ayer, esas épocas en las cuales no te preocupaban mucho los problemas, donde el mundo giraba a tu alrededor y no te dabas cuenta que todo lo que realizabas te hacía feliz; los momentos, recuerdos que nunca deben ser borrados porque a grandes pasos que damos hacia el futuro al parecer se nos olvida cómo fuimos en el pasado, cualquier cosa nos sacaba la más humilde sonrisa.

Me he percatado que en ocasiones quiero que todo pase rápido, casi siempre es el dolor, las angustias, y por supuesto suelen pasar rápido: todo es momentáneo, creo que eso es lo mejor de que todo avance con grandes zancadas. Por otra parte, el tiempo comienza comienza a ir lento y son cuando las cosas no quieres que terminen en un momento, que simplemente duren; esos son los los buenos recuerdos que estamos creando las sonrisas, las bromas, la simple y pura felicidad. Es ahí cuando todos queremos que todo tenga un botón de pausar y capturar ese bello momento, que nadie nos lo pueda arrebatar de las manos, o mejor dicho, nuestro cerebro.

    Esta vez sigo sin entender, ¿Por qué solemos querer que las cosas malas terminen rápido y las buenas duren por siempre? Una respuesta muy obvia sería: "Porque es mejor ser feliz a estar triste". Claro, una respuesta sensata, pero ahora yo me digo y me pregunto a mi mismo ¿No será que el sufrir nos hace que cuando suceden las cosas buenas las disfrutamos mucho más? Por supuesto, debido a que el lapso pasa demasiado rápido no nos da momento de apreciación a las bellas experiencias vividas. Lo importante aquí, es no querer que el tiempo avance lento o presto; disfruta cada cosa que sea digna de ser disfrutada, pero no te lamentes por lo malo; el tiempo es un enemigo, pero a veces es nuestro mejor aliado para aprender que nadie puede comprarlo.