domingo, 28 de febrero de 2016

Cuatro sombras

Caminas
solo
en la oscuridad 
más profunda

Son las nueva, 
aparece una sombra, 
tan oscura, 
se camuflajea con la noche.

Las diez han llegado, 
una sombra con
tonalidad diferente, 
apaciguadora.

Ya son las once, 
es la sombra que controla
a las otras dos, está en medio
pero a la vez hasta lo alto. 

Llegó la medianoche, 
una sombra tan clara, 
llena de luz, tan retirada
de las demás.

Ésas son, 
las cuatro sombras
que ves
en tu camino a casa

Ya sea de día o de noche
una es más clara, otra entre
lo oscuro y la luz. Las otras
simplemente oscuras pero diferentes entre sí. 

Curiosa es la noche, 
que muestra esas cuatro sombras
con más claridad, 
con más distinción.

Y sin embargo, 
hay una quinta sombra, 
es que la que proyecta las demás sombras
eres tú, la quinta sombra.

¿Oscura?
¿Luminosa?
¿Ambas?
¿O ninguna?

La quinta sombra, 
proyectada por un haz de luz
tan fuerte que hace ver
a las otra cuatros sombras.

Mi cuerpo proyecta esas sombras, 
y yo soy la quinta, dueño de ellas. 
Ha hurtadillas las veo, y sin embargo
no les hablo, me siguen. 

Porque las cuatro sombras,
son mis más fieles acompañantes, 
cuatro sombras adheridas
a mi ser, yo.