sábado, 26 de abril de 2014

Tritura a la burocracia

En algún punto creí que las personas que están en el poder o lo desean con ansias, eran las personas indicadas para llevar a cabo tremenda y abrumadora tarea. Actualmente estoy totalmente equivocado en pensar eso.
     Me quiero, y trato de imaginar el por qué hay necesidad de querer tener poder, ya sea sobre personas, un país, una nación o el mundo entero. Verbigracia, cuando son elecciones para elegir al "Presidente", la personas que va a "representarnos", se gastan millones y millones, en ocasiones se cometen estupideces para obligar a que alguien vote por cualquier partido a ganar. ¿Entienden lo que intento explicar?, ¿No?, Bien, lo explicaré, si el ganador cometió errores monumentales cuando era la campaña, ¿Crees que manejará "bien" el mando cuando haya ganado? Obviamente la respuesta sería un rotundo NO.

Jamás nos hemos puesto a pensar en aquellas personas que son humildes, pero que nunca han deseado poseer el dominio a su cargo. Tal vez son las indicadas para llevar a cabo y desempeñar la labor.




"Tal vez aquellos que son los más adecuados para el poder son los que nunca lo han buscado."

Mencionado todo lo anterior, quiero hablar sobre un tópico parecido.
     Es curioso cuando planteamos el hecho de que le llegamos a "temer" a la autoridad, a aquella persona que tiene a su cargo a varios individuos para protegerlo, da ordenes, pero en realidad no mueve ni un solo dedo. Y es gracioso, porque las personas a las que se les dieron las ordenes también le tienen miedo.
     Con esto, me refiero a que, a través de los años ha venido sucediendo esto, no solamente ahora, ¿Es la costumbre obedecer a un hombre sin que posea las armas para aniquilar? ¿Es la ignorancia o el conformismo? Quién sabe, algo es seguro, una persona no puede engendrar miedo en su ejercito, es imposible; siendo retórico. Tritura a la autoridad, metafóricamente hablando.





"El poder reside donde los hombres creen que reside."- Juego de Tronos