domingo, 21 de mayo de 2017

Poema: El día que me enamoré

Comenzaste a mirarme
directamente
a lo más profundo de mis ojos
sin parpadear

Acerqué mis manos
a las tuyas
tersas, y tan delicadas
indefenso

Indefenso en ti
comencé a sentirme
durante días 
y noches

No dabas señales de amor
ni mucho menos de amistad
me sentía en una encrucijada
entre paredes a punto de cerrar

Eramos desconocidos
en ciudades conocidas 
era el chico raro
tú la persona más popular

Con una risa hermosa
que deslumbraba 
a quién tú mirarás
a larga distancia

Pelo tan suave, delicado
como un bebé recién nacido
colocando mis manos en el mismo
y ver mis manos desaparecer,

De alta estatura, que 
me hacia sentir a la misma altura
sosteniendo ambos las manos
no hay nada imposible,

Tú voz tan imponente
sea escuchada en un vídeo
o en persona, simplemente
relajaba mi ser.

El saber que estás bien
con tan sólo verte, oírte,
sentirte y olvidar a los demás
fue lo más hermoso.

El día que me enamoré
fue inesperado
fue un sentimiento hermoso
pero al mismo tiempo, dudoso

Pero no es un arrepentimiento
pues te amo, te quiero
en mi vida, hasta el final
para poder ir a nuestras aventuras

El día que me enamoré,
comencé a verte a tus ojos, tan bellos
y a veces llorosos, pero hermosos, 
y veía a través de ti, lo más puro de ti

A ver tu bello cabello, moverse
al ritmo de los niveles del aire,
y a percibir el olor del mismo
y fue lo más hermoso

Tocar tus manos, y jamás soltarlas
Apreciar la suavidad, lo que eres tú, 
como un niño que no quiere ceder 
su más preciado recuerdo

El día que me enamoré, 
agradezco a la noche 
y al día, por hacerme ver
que sí hay belleza en el ser

Y asi fue el día en que me enamoré, 
miré a tus ojos, tu sonrisa, pero lo más importante
miré  y pude sentir tu ser,
y es un día que nunca olvidaré.